Los “mapaches” y un costal rasurado

Los “mapaches” y un costal rasurado

Opinión pública

Los “mapaches” y un costal rasurado

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Que los “mapaches” se quedaron con la mayor parte. No había recibos y fue la mejor oportunidad para hacerse de un billetito. Por eso no les alcanzó para “comprar” 200 mil votos.

Transcurrida la elección, frente a la derrota, comienzan a salir los trapitos. Hubo coordinadores que se llevaron el costal completo sin hacer promociones, sin pagar un solo voto. Otros repartieron la mitad y la otra se la embolsaron pese a los constantes cobros de los electores que “enviaron” la foto de su folio.

El punto álgido se dio alrededor de las seis y siete de la noche, cuando ya se sabía de la derrota. Cada quien agarró a puños y desaparecieron del escenario sin pagar.

Como históricamente sucede en estos casos, el dinero fue “desapareciendo” como por arte de magia en la estructura descendiente hasta llegar al elector, el último eslabón del mapachismo y al que se le incumplieron compromisos.

Se habla de “enlaces” que recibieron 300 mil lanas para “motivar” conciencias. Pagaron cien y se “clavaron” 200 mil del águila, lo cual suena convincente.

Hay reclamos pero nadie quiere devolver un quinto. Lo del agua al agua, se dice.

Desde el “cuarto de guerra” habrían salido 2,500 varos por cráneo para pagar folios. La ocasión lo ameritaba. Se juega para ganar.

Pero el dinero no aterrizó completo y el tono de reclamos va subiendo. Surgen acusaciones y señalamientos de agandalle. Nadie quiere regresar lo que ¿“sobró”?.

Como en ninguna elección el dinero corrió  por los seccionales en los últimos tres días, incluso el de la elección. Bastaba la imagen con el folio. Hubo familias completas que fueron por el billete, padres e hijos, nueras, sobrinos.

La cuota se fue diluyendo hasta quedar en 200, 500 y 800 que en realidad se pagaron, según la demanda del “cliente”.

El gran proyecto habría sido “comprar” 200 mil votos para igualar y remontar la diferencia que las encuestas le concedían a la oposición. Iban por 800 mil papeletas a su favor.

De la caja salieron 450 millones de pesos, uno tras otro, que se desperdigaron a través de coordinadores, comités de colonia y cuadra, las “jefas” que aterrizan de ordinario las despensas.

Hubo hasta dos mil para los “observadores” –en realidad hacer “bola” porque nunca tuvieron el reconocimiento de la autoridad electoral- que se improvisaron el sábado, y cinco mil para los representantes de casilla.

Sabían que las encuestadoras les daban  una “cosecha” de 450 mil votos, poquito más arriba de los 415 mil que se llevaron en el 2021. Querían llegar a los 800 mil. Era la única manera de remontar. Otras formas eran imposibles.

Si el padrón es  aproximado los 2.8 millones, la votación mínima esperada era del 50 por ciento, un millón 400 mil.

No fallaron los cálculos ni la “inyección” de lana. Los pagadores se clavaron la mayor parte de los billetes, como muestra la indignación por folios no pagados.

Resultado final:  Morena y socios 710 mil votos; Pan y asociados 628 mil. La victoria del primero es tan contundente que no amerita reclamos o recursos ante los órganos jurisdiccionales.

La participación ciudadana fue del 53 por ciento. De haber sido menor, otro gallo estaría cantando en el escenario estatal.

Del establo moreno calculan que al menos 150 mil sufragios les fueron arrebatados mediante la compra en efectivo.

Este martes el candidato de Movimiento Ciudadano, Arturo Díez Gutiérrez, reconoció el triunfo de Américo Villarreal e incitó a César Verástegui, de Va por Tamaulipas, a hacer lo propio.

Fue un proceso difícil en que el ganador y su equipo, lucharon contra el enemigo y traidores a la causa.

En el cuarto de guerra americanista saben reconocer la chamba de quienes traen tatuada la camiseta de la 4T, como Mario López, alcalde de Matamoros, quien entregó buenas con 96 mil votos, casi el doble que los del contrincante.

Igual en Victoria con Lalo Gattás, donde el resultado es de 86 mil votos, 15 mil arriba de lo que alcanzó AMLO en 2018, lo que se interpreta en que el edil ha trabajado en territorio no obstante la persecución de que es objeto (se entiende que aquí se dio la más intensa compra de sufragios).

No hay la misma opinión del maderense Adrián Oseguera. Perdió el distrito 20 con cerca de tres mil votos ¿entregó al candidato Américo al enemigo? Es la sospecha.

La neolaredense Carmen Lilia entregó excelentes cuentas, 82 mil sufragios contra los 69 mil celestes.

Fuera de “grillas”, la Universidad Autónoma de Tamaulipas se dedica a lo suyo. El Rector Guillermo Mendoza Cavazos firmó convenio de colaboración conjunta para desarrollo de proyectos académicos, científicos y de innovación, con el Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST), encabezado por Iñigo Fernández Bárcenas.

Esta vinculación universitaria con los factores de producción y la comunidad, “nos da para empezar a trabajar sobre la solución de problemas a través de las líneas de investigación de nuestros expertos, y está la interacción a través del servicio social y prácticas profesionales”, dijo el Rector al firmar el documento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.